Un auditor de confianza

Ya han sido publicadas las cuentas del CF Fuenlabrada a cierre de la anterior temporada. La empresa encargada de auditarlas es la santanderina BDR AUDITORES. Sí, una empresa de Santander auditando las cuentas del Fuenlabrada. No olvidemos, que BDR fue la empresa que contrató el Fuenlabrada a instancias de La Liga para validar una peritación de su estadio, que elevaba de forma exponencial el valor de éste y que resultó imprescindible para «reajustar» sus cuentas y así cumplir con los ratios que exige La Liga para que los equipos puedan inscribirse. Este informe, recuerden se emite el 31 de diciembre de 2019, es decir, inmersos en plena temporada 2019/2020, temporada de la que ahora BDR ha auditado las cuentas como decimos.


OPINIÓN CON SALVEDADES

La opinión de BDR coincide con la de su predecesor Gálvez Auditores. Este epígrafe casi es una copia literal del informe anterior en lo que respecta a las aportaciones en efectivo de sociedades vínculadas y a no tener acceso al Libro de Actas del Consejo de Administración, ni al de Juntas Generales de Accionistas, Juntas que casi podríamos calificar cómo fantasmas, ya que no hay rastro de su celebración en ningún medio o registro oficial.

Estos movimientos en efectivo, indica BDR, pueden propiciar una inspección fiscal. En cierto modo, era previsible esta opinión de los nuevos auditores. Imagínense el daño que haría a su reputación el dar una opinión totalmente positiva sobre las cuentas y que posteriormente Hacienda entrara a investigar ese trasiego de dinero en efectivo en el club fuelabreño.

BDR también manifiesta que no ha prestado ningún otro servicio distinto al de la auditoría de cuentas. Si esto es así, nos gustaría que BDR nos aclarara cómo califica el informe de valoración del estadio mencionado anteriormente, algo que afectó muy significativamente a la situación patrimonial del Club y a las cuentas que ahora han auditado. Por este informe realizado por la misma persona que ahora ha auditado sus cuentas, Juan José Uriel Torres, percibieron 19.300 euros, a los que hay que añadir el coste del propio informe de auditoría (7.950 euros).


DATOS CONTABLES

A pesar del esperado aumento en los ingresos (6,4 millones de euros), motivados por los derechos televisivos, apenas es capaz de generar recursos en el ejercicio (26.285 euros de beneficio contable).

Llama poderosamente la atención que el club tenga 1,6 millones de euros en remuneraciones pendientes de pago a su personal, una cantidad muy significativa y que para los auditores pasa totalmente desapercibida.

Tampoco BDR hace mención alguna a la variación en cantidades de préstamos participativos con empresas del grupo, la modificación respecto al año pasado es relevante y no hay explicación más detallada en la memoria al origen de esos cambios.


CAUSA DE DISOLUCIÓN

Los fondos propios siguen siendo negativos (3,4 millones de euros) y un lastre para el equilibrio patrimonial de la Sociedad. La segunda ampliación de capital, obligada por el CSD compensa mínimamente esta cifra. Esta ampliación es íntegramente suscrita por ESAESNU SL, sociedad holding de la familia Praena, alcanzando una participación del 86% del capital del club madrileño.

De hecho, ni siquiera esta segunda ampliación de capital libra al Fuenlabrada de estar en causa de disolución, según lo indicado en el artículo 363 de la Ley de Sociedades de Capital. Aspecto este que también pasa desapercibido para los auditores en su informe. Sin embargo los Administradores están convencidos que esta situación se verá solventada, «en base a la evolución PREVISIBLE de la entidad en el ejercicio 20/21, respaldada por el presupuesto APROBADO por LaLiga para dicha temporada, JUNTO CON EL APOYO FINANCIERO DE SUS ACCIONISTAS».


OTRO INCUMPLIMIENTO

En otro apartado de la memoria se indica que la Sociedad tiene un periodo de pago a sus proveedores muy superior al máximo legal de 60 días, tal como se establece en el art. 4.3 de la Ley 3/2004. Nuevamente, los Administradores indican que han implantado medicas encaminadas a mejorar esta situación y nuevamente los auditores BDR omiten cualquier referencia a este incumplimiento en su informe.


Por último, por segundo año consecutivo JULIAN PEREZ ESCOLAR, ex presidente del Fuenlabrada y actual miembro del consejo de administración, se abstiene de firmar la aprobación de las cuentas anuales, algo que podría considerarse como una forma de manifestación de no estar de acuerdo con la forma de gestión del club.

Esto es a nuestro juicio lo más reseñable de las últimas cuentas del Fuenlabrada. El informe de auditoría deja de lado varios aspectos de importancia dentro de la situación financiera del equipo fuenlabreño. Los Administradores tienen muchas medidas que implantar para subsanar lo que indican en su informe, para lo que probablemente contarán, como en otras ocasiones, con el respaldo de LaLiga. Nada nos sorprende ya.


Daniel Ruiz (@daniruizg76)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies