La casa del Deportivo

El pasado 26 de marzo se producía el anuncio de convocatoria para Junta General de Accionistas del Club, fijando su fecha para el próximo 27 de abril en primera convocatoria y, en caso de ser necesario, para el día siguiente en segunda convocatoria. Los aficionados y accionistas esperábamos con impaciencia este aviso, por un lado para analizar las cuentas de la temporada pasada, junto con el presupuesto de la que está en curso y por otro lado para desgranar los planes que la entidad financiera Abanca tiene planificado para nuestro Club.


CUENTAS ANUALES DE LA TEMPORADA 2019/20 Y PRESUPUESTO ACTUAL

El informe de auditoría elaborado por la empresa AUREN emite una opinión favorable sobre las cuentas elaboradas por el Club, afirmando que reflejan fielmente su situación financiera y patrimonial. Analizando un poco las cifras, vemos como los ingresos se vieron reducidos hasta los 18’5 millones de euros, frente a los 34’8 millones de la temporada anterior, es decir, una caída de un 47%, originada principalmente por la casi desaparición de la ayuda por descenso y la caída de ingresos de la última fase de la liga, motivada por la pandemia mundial que estamos padeciendo. Estos ingresos no son suficientes para absorber los gastos tanto de gestión como de personal, a pesar de la reducción de ambas partidas, más marcada en la bajada salarial de la plantilla deportiva.


Según el presupuesto elaborado por el anterior Consejo de Administración los ingresos esperados para la actual temporada son de 7’8 millones de euros, lo supone una caída de un 58% respecto al año anterior, demostrando así considerable la repercusión económica que para el Club va a tener el no ascender este año.

Nos guste o no, la irrupción de Abanca en este escenario es fundamental para garantizar la continuidad del Club. La entidad financiera se convirtió en accionista mayoritario al capitalizar parte (35 millones de euros) de la deuda que el Deportivo mantenía con ella. Comentar que la ampliación de hasta otros 35 millones de euros, destinada a inversores particulares no tuvo demasiado éxito, suscribiéndose únicamente unos 365.000 euros. Con todo, como decimos, Abanca se hace con el 78% de las acciones del Club, por tanto, en propietario del mismo.


Y AHORA, ¿QUÉ?

Esa es la gran pregunta, qué va a pasar con el Club tras esfumarse cualquier posibilidad de luchar por el ascenso a la segunda división. Lo principal en estos momentos es asegurar la plaza en la 1ª RFEF para la próxima temporada. Hace unos días se publicaba en economía digital un interesante artículo, dónde se indicaba que la operación realizada por Abanca «se ha formalizado con el objetivo de participar en la gestión y reestructuración de la sociedad, poniéndola en valor en el menor plazo posible y establecer un plan de venta para dar entrada a nuevos socios y recuperar la inversión realizada» (Fuente: www.economiadigital.es/galicia/empresas/la-hoja-de-ruta-de-abanca-en-el-deportivo-reestructuracion-y-plan-de-venta.html).

Esto es algo que no debería sorprendernos. Abanca es una entidad financiera, por tanto, su principal fin es el ser un intermediario financiero, tomar dinero de ahorradores y prestar ese dinero (cumpliendo evidentemente con la normativa crediticia correspondiente) para obtener rentabilidad, algo muy alejado de lo que es gobernar un Club de fútbol.

El Deportivo es un Club en concurso de acreedores, con quien Abanca tenía una inversión en préstamo muy elevada, en esa situación, desde un punto de vista de supervisión, tanto de Banco de España como de la Unión Europea, es algo que afectaba a sus ratios de solvencia. Intento explicarme, es como alguien que tiene una hipoteca sobre su casa, no puede pagarla (o hay riesgo de que no vaya a pagarla) y ofrece al banco el que se quede con la vivienda a cambio de condonar la deuda, antes de que eso vaya a suponer un «problema» para la entidad (impagos, morosidad, dotaciones…) es decir, una dación en pago. Pues algo de eso, es lo que ha ocurrido aquí, Abanca se ha quedado con la casa del Deportivo, ahora tiene que acondicionarla, reformarla, para captar el interés de alguien que quiera venir a vivir en ella. Teniendo en cuenta el elevado montante que Abanca ha invertido ya, es de suponer que la aportación económica se reduzca y se intente potenciar la cantera, mucho más asequible desde un punto de vista financiero.


Qué pasará luego… el tiempo lo dirá.

Daniel Ruiz (@daniruizg76)


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies