Analizando el fichaje de William Camargo por Álex Gesto

William llega muy joven a España tras ser captado por la DD del Leganés en las categorías inferiores del Sao Paulo. Su desarrollo como juvenil se produce, en gran medida, en las categorías inferiores del club pepinero. Una primera etapa para crecer y adaptarse.

Gracias a su rendimiento, William demandará la necesidad de cesiones en las que poder jugar en equipos de mayores exigencias y en contextos en los que poder medirse. En la 18/19 fue en el Karpaty de Lviv ucraniano. En la 19/20, Borja Jiménez lo tendrá en su FC Cartagena.

En ese proyecto de ascenso el extremo brasileño será una pieza habitual, alternando titularidad con un puesto desde el banquillo. Esa campaña le sirve para mostrar buena parte de su potencial y su nivel. Pese a su juventud, suma y cae de pie en el equipo. Ofrece buenos papeles.

De hecho, Borja confía en él y vuelve a incorporarlo como cedido del Leganés para el regreso a Segunda del ‘Efesé’. Sumará algunos minutos de valor, pero su paso queda en anécdota. Más aún con la salida del técnico abulense. La segunda vuelta la jugará con el Valencia Mestalla.

En clave Borja Jiménez, debemos señalar que William actuará casi siempre como extremo por derecha, en su perfil natural -es diestro-. Aunque habrá ocasiones en las que actúa por izquierda o incluso como 2º punta, la banda derecha es su hábitat. Hablaremos de él en ese rol.

ATAQUE William es, en resumidas cuentas, un futbolista divertido y atrevido. Un extremo bajito (1,69m) pero con gran poderío en lo físico y lo técnico para desbordar. Allá donde ha jugado ha brillado por ser capaz de ofrecer superioridades individuales:

El brasileño cumple con lo tópico. Es ligero y veloz en distancias cortas y medias. Escurridizo al girarse con la marca encima o haciéndose hueco en espacios reducidos. Muestra también bastante aguante al choque. Fino pisando la pelota, incluso con su pierna menos hábil.

Como muchos jóvenes, su principal pecado es su gran virtud: el atrevimiento. En ocasiones busca acciones difíciles a nivel individual y pierde balones al arriesgar. No obstante, considero que selecciona sus momentos de encarar. Sólo los busca cuando la ayuda está lejos o fijada.

Suele recibir al pie, abierto en la derecha, aunque también muestra presencia en zonas interiores. Si el juego se carga en el perfil izquierdo aparece y apoya por dentro en zonas propias de un mediapunta. Por otra parte, tiende a la conducción interior si no puede encarar.

Si no valora o encuentra soluciones para atacar el exterior o dejar atrás al rival en lo individual, busca la pared o al hombre libre por dentro con el que pueda progresar. Arranca e inicia la basculación. A veces probando el disparo, si le dan espacios:

Otro de sus recursos productivos, infrautilizado por él -atendiendo a sus virtudes- es la ruptura y el ataque al espacio en la derecha. Gracias a su velocidad puede dar oxígeno y opciones verticales de pase a su equipo, llegando a línea de fondo.

De tener una mayor inteligencia y ambición en este sentido, su físico sabría proporcionarle muchas ventajas en ataque. Incluso aumentar su cuota productiva en goles y asistencias. Por otra parte, busca esta clase de movimientos en sus laterales.

Sin ser un futbolista que brille por la inteligencia, es limpio y atinado combinando en distancias cortas y medias. Buscando también el pase al espacio o entre líneas. Está algo falto, eso sí, de último pase o de capacidades para jugar en largo. No brilla por su golpeo.

Sus principales debes como extremo son los ya comentados: el exceso de atrevimiento y la falta de productividad en área rival. A ello se le suma la regularidad. William puede depender de las ventajas individuales para ser de valor en el césped. Si no las encuentra se diluye.

Aún es joven y puede pulir su desempeño en términos más colectivos. Incluso adaptarse a situaciones de partido -ruptura, juego al espacio- de las que pueda sacar provecho. No obstante, lo que llega a Coruña por el momento es lo que es. Habrá que ver su desempeño.

DEFENSA En lo defensivo peca de impetuoso en ocasiones, pero su físico vuelve a ser un buen recurso con el que presionar, batallar por balones -buen aguante al choque, buen salto vertical incluso- y contribuir a la defensa de futbolista veloces.

No es un extremo que brille en términos defensivos, pero muestra esfuerzo y ganas. Incluso en los repliegues lo hemos visto ser un futbolista generoso, que se corre medio campo para ayudar a la defensa y organizarse. Debe crecer tácticamente para sacar ventajas de su trabajo.

CONCLUSIONES Borja Jiménez contará en Coruña con un futbolista ya conocido, útil para segundas partes o para guiones de partido en los que se necesiten ventajas individuales. Un hombre diferente, más atrevido a cualquiera de los hombres en la plantilla del equipo de Riazor.

Un extremo que funciona por las dos bandas, pero habituado a operar en la derecha -con Borja jugaba a menudo Elady desde la izquierda- por su perfil y las preferencias de sus técnicos. William es un conocedor más de la categoría. Un buen recurso para un proyecto de ascenso.

Análisis por : Álex Gesto

Scouting y análisis. | Fútbol gallego, LaLiga, Jupiler Pro League | Periodismo USC | @FondoSegunda Contacto Bandeja de entrada: alexandregesto@gmail.com

Please follow and like us:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
Instagram
WhatsApp