Analizando el fichaje de Pablo Trigueros por Álex Gesto

La carrera de Trigueros despunta al mismo tiempo que la de Borja Jiménez. Sus caminos encuentran un punto paralelo: el Baltasar Pujales, en Bouzas. Temporada 17/18 de la Segunda B.

Tras ser captado en la Arandina rápidamente se convierte en uno de los hombres destacados del club vigués. Incluso en términos goleadores. Uno de los aliados de Sielva en las acciones de pizarra fue Trigueros. Siendo central, anotó goles y dio puntos al equipo de Borja.

Tras esa campaña, comparte el camino de Kaxe hacia Ponferrada. En El Toralín, bajo los mandos de Bolo, será protagonista y hombre titular en el equipo del regreso a Segunda. Incluso en la 19/20 contará con minutos y oportunidades.

En la 20/21 llega al Mirandés como agente libre para la defensa. Aunque su incidencia es menor que en Ponferrada y su rendimiento no es brillante, tendrá su papel cubriendo las bajas de Vivian o de Berrocal en diversos momentos de la temporada. Veamos cómo jugó esta campaña:

ATAQUE En Ponferrada Trigueros operó en el perfil izquierdo, pese a ser un central de lateralidad derecha. Incluso como cierre en zaga de 3. Aunque en Miranda habrá partidos que cumpla con esa función -está más que acostumbrado- habitualmente ha operado en su perfil natural.

En la salida, en lo relativo a su paso por el Mirandés, hablamos de un central cauto y seguro. Le penaliza el hecho de tomar pocos riesgos. Aunque no se cierra a la diestra muestra una gran predominancia en su pierna hábil a la hora de jugar la pelota:

Para reorientar o jugar horizontalmente es un central más que consagrado y fiable. En caso de encontrarse presión o vigilancias difíciles da con soluciones. Tiene recursos para eludir y encontrar el apoyo. Casi nunca de forma vertical, pero siempre seguro. Es un témpano.

En definitiva, no es un central en el que pueda recaer -en mi opinión- el peso de salida. Tampoco en distancias largas es suficiente. Su técnica de pase -bombeada, poco plástica- no es la mejor y no atina de forma regular en estas entregas. Es mejor en rangos cortos y medios.

Su mayor valor es el hecho de hacer viajar con seguridad la pelota y de hacer que se mueva rápido hacia el lateral o el otro central. Sus pases verticales son menos habituales. Ni como central derecho ni como izquierdo ha mostrado capacidades o facilidades para romper líneas.

Por otra parte, debemos añadir sus buenas capacidades como rematador a balón parado. Más que por su inteligencia individual encontrar posiciones por su remate y su físico. Algo que también se aprecia en la defensa. Tiene un imán para la pelota y la golpea con violencia.

DEFENSA Defensivamente es discreto, no es un central vistoso o que imponga su poderío en los duelos. Trigueros no suele ir al tackle o entrar al balón, brilla mucho más como pantalla. Ordenando, cerrando y cubriendo el espacio. Debemos entenderlo como un zaguero más ‘pasivo’.

Dentro de eso, es un central de envergadura (1,88m) pero que suele defenderse bien estando adelantado. Tiene zancada y velocidad para corregir, pese a que en las distancias largas tenga las de perder frente a velocistas. No sufre en zagas adelantadas.

De hecho, se desenvuelve bien en diversos apartados. Corrigiendo y ayudando a las espaldas de sus compañeros en la defensa, perfilándose en los repliegues para cerrar posibles pases o rechazando por alto los posibles pases aéreos. Todo ello con espacios en campo propio.

En campo rival sí que hablamos de un central más agresivo. Trigueros, sin ser un gran anticipador, encima al receptor en la salida o el intento de contraataque. Son acciones de las que obtiene recuperaciones o frutos provechosos. Otra de sus virtudes como defensor con espacios.

Por otra parte, en el área tiene un desempeño interesante como rechazador. Trigueros es excelente despejando e interponiéndose a centros laterales. No cuenta con un gran salto vertical, pero su altura y sus dotes al interponerse y golpear la pelota pesan:

Suele estar bien posicionado y atento a lo que sucede. Sus taras las podemos ver en lo relativo a anticipar, salir veloz a taponar o a permutas veloces. El juego le puede exigir en ocasiones velocidades y capacidades para improvisar en las que Trigueros no se ve tan seguro.

CONCLUSIONES El Dépor incorpora con Trigueros a otro central experimentado en la categoría, ya rodado en proyectos de ascenso a Segunda. Un jugador que por perfil puede entenderse -incluso- como un recambio a Granero, pues en Ponferrada ha actuado mucho como central izquierdo.

En otro orden de cosas, Borja se reencuentra con un arma útil en el balón parado. Un objetivo al que futbolistas como Menudo pueden sacar partido. Un central capaz de rendir -sin sobresalir- en muchos registros defensivos y de hacer seguro el área en situaciones de bloque bajo.

Este excelente trabajo está realizado por Álex Gesto que podréis y debéis seguir en su twitter oficial : @GestoFoot

Scouting y análisis. | Fútbol gallego, LaLiga, Jupiler Pro League | Periodismo USC | @FondoSegunda | MD Abierto | Contacto Bandeja de entrada: alexandregesto@gmail.com

Please follow and like us:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
Instagram
WhatsApp