Mi querido Capitán: Son días de mezcla de sensaciones, por un lado la alegría del deber cumplido y por otro lado cierta nostalgia por saber que “perdemos” en el campo a una gran persona y un ídolo, en todos los sentidos de la palabra. Que te voy a decir que ya no sepas? Desde el mismo momento  en que llegaste, me he sentido orgullosa de haberte tenido como persona y jugador. Has sido el portavoz del sentimiento de muchos deportivistas en el campo, ese sentimiento de lucha contra la adversidad y garra por defender los colores. Habrá jugadores que tendrán premios y dinero, pero muy pocos tendrán el honor de haber jugado en su equipo y haberse ganado el respeto que te tenemos todos! Ojalá aprendieran los demás de ti la sencillez y la paciencia, aunque claro, son cualidades con las que se nace. Te deseo lo mejor en tu nueva andadura y, por supuesto, seguiremos reconociendo tu valía allá donde te encontremos.

Gracias por habernos entendido, por habernos ayudado, por emocionarnos, por ilusionarnos, por enamorarte de nosotros y de nuestro Depor. Gracias por tu forma de ser en los momentos buenos y los no tan buenos. No solo por esto. Por tu lealtad, tu gran lealtad  a todos los que amamos al DEPOR, a la AFICIÓN. Cualquier homenaje y agradecimiento, que te hagamos, es poco. El sacrificio que has hecho como profesional y como ser humano por éste, tu club,  te hace, aunque tú no lo creas, único. Agradecimiento infinito también a tu familia por su generosidad, pues tengo la seguridad de que en los momentos en los que los aplausos estaban lejos, ellos estaban pegados a ti.
Por todo lo que nos has dado durante tantos años, y por la manera en que lo has hecho.
Por la nobleza y la humildad que tienes dentro y fuera del campo, no te mereces solo una despedida, te mereces todo un homenaje.
Por los malos momentos vividos con esa grandeza que tu tienes y que te han hecho pasar de manera tan gratuita.
Por ser un ejemplo de lo que es el amor a unos colores.
Por haber conseguido que muchos deportivistas hayamos vivido tus lesiones como propias; las injusticias, para contigo, como nuestras; los insultos disfrazados de desprecios, como una falta de respeto a toda la afición.
Por haber representado de una manera plena el sentimiento deportivista.
Por conseguir llenarnos de orgullo con cada gesto, cada palabra, cada movimiento que has hecho como futbolista y capitán.
Por asegurarnos la confianza de que tenerte bajo palos, incluía la garantía de hacer las cosas bien.
Por defender nuestros colores con corazón, valentía y coraje.
Por tu grandeza.
Por tu humildad y generosidad.
Por tu ejemplo a la hora de afrontar todas las adversidades con una sonrisa.
Por dejarnos disfrutar de esa dedicación ejemplar y ese amor a los colores que el dinero nunca podra comprar!!!!
Por tu fidelidad y compromiso a la hora de defender con todo el honor del mundo el escudo, la camiseta y la capitanía de nuestro equipo.
Por convertirte en un referente de prudencia, aceptación y caballerosidad. Un gran profesional y un estandarte  para toda esta generación de “jugadores estrella” cuyo compromiso en el campo es menor que en las redes y se entregan a flashes más que al fútbol.
Por el respeto SIEMPRE a la afición.
Por pasar a nuestro lado, los mejores años de tu carrera.
Por desear seguir estando, por encima de TODOS.
Por lo que fuiste eres y serás.
Por todo y por más, darte las gracias y desearte que la vida te devuelva todo lo que tú nos has dado en estos años, y ojalá que en esta nueva etapa que ahora comienzas seas tan feliz como tu has hecho que muchos de nosotros seamos.

GRACIAS POR QUERERNOS COMO TE QUEREMOS. POR NO HACERTE DEL DEPOR. POR SER DÈPOR.

En estos tiempos de fútbol​ moderno, todavía quedamos hinchas de los antiguos. Románticos que luchan y creen en un fútbol de valores, donde lealtad se paga con lealtad.

Solo puedo decirte que tú representas los valores del Deportivismo que, los que debieran, no representan, honradez, lealtad, compromiso, profesionalidad y juego Limpio. Nos has enseñado a enfrentarnos a la adversidad con tenacidad, a levantarnos una y otra vez, a defender la verdad y a sufrir con coraje los injustos golpes que te lleguen.

Eres y serás, por ello, nuestro gran capitán, un precioso ejemplo para los críos y un referente a la hora de analizar el verdadero sentido del deporte y de su repercusión en la persona. Gracias por habernos dejado compartir contigo el orgullo de sentirnos, juntos, parte de un club  y de unos principios de los que nos enamoramos de pequeños y que nos acompañarán hasta el final.

Te vas y te llevas todo nuestro cariño y admiración. Hasta Pronto “Poro” y, como dice la ranchera, “ojalá que te vaya bonito” !

Vídeos https://www.youtube.com/watch?v=e0D2N5QmkWM

https://www.youtube.com/watch?v=j1CXi3-vPv8